17.7.08

Después de la decapitación

He aquí lo que pude apreciar inmediatamente después de la decapitación: los párpados y los labios del guillotinado se movieron en contracciones irregularmente rítmicas durante unos cinco o seis segundos... Yo esperé varios segundos más. Los movimientos espasmódicos cesaron. La cara se relajó, los párpados se cerraron a medias sobre los globos oculares, no dejando visible más que el blanco de la conjuntiva, exactamente como en los moribundos a los que tengo ocasión de ver todos los días en el ejercicio de nuestra profesión, o como en aquellos que acaban de morirse. Fue entonces cuando le llamé con voz fuerte y aguda: "¡Languille!". Y vi que los párpados se alzaban lentamente, sin ninguna contracción espasmódica... Luego los ojos de Languille se fijaron en los míos con toda claridad y centrando las pupilas (...)


Relato del Dr. Beaurieux sobre la ejecución del asesino Languille, el 28 de junio de 1905.

Fuente: ¿Hay algo que coma avispas? 100 preguntas idiotas y apasionantes sobre la ciencia. Selección de Mick O'Hara.

Technorati Tags:

No hay comentarios:

 
Blogger Template by Blogcrowds