4.4.07

La paradoja de Teseo

Para ilustrar la llamada "paradoja de Teseo", citaremos a Douglas Adams, que en su libro Last Chance to See relata:

"Yo recuerdo que una vez en Japón, fui de visita al Gold Pavilion Temple en Kyoto y me sorprendí al observar lo bien que el templo había resistido el paso del tiempo desde que fuera construido en el siglo catorce. Entonces me explicaron, que en realidad el edificio no había resistido, ya que de hecho se había quemado hasta los cimientos dos veces durante este siglo. Por lo que le pregunte a mi guía japones:
- O sea, ¿que no es el edificio original?
-Al contrario, por supuesto que es el original- me contestó, un tanto sorprendido por mi pregunta.
-¿Pero no se incendió?
-Si.
-Dos veces.
-Muchas veces.
-Y fue reconstruido.
-Por supuesto. Es un edificio histórico importante.
-Con materiales completamente nuevos.
-Por supuesto. Si se había incendiado.
-Pero entonces, ¿como es posible que sea el mismo edificio?
-Siempre es el mismo edificio.

Y tuve que admitir que este era un punto de vista perfectamente racional, solo que partía de un postulado completamente inesperado. La idea del edificio, la finalidad del mismo, y su diseño, son todos conceptos inmutables y son la escencia del edificio. El propósito de los constructores originales es lo que sobrevive. La madera de la que esta construido decae y es reemplazada todas las veces que sea necesario. El preocuparse por los materiales originales, que solo son recuerdos sentimentales del pasado es no saber apreciar al edificio".
El origen se encuentra en esta otra cita, esta vez de Plutarco:

"The ship wherein Theseus and the youth of Athens returned [from Crete] had thirty oars, and was preserved by the Athenians down even to the time of Demetrius Phalereus, for they took away the old planks as they decayed, putting in new and stronger timber in their place, insomuch that this ship became a standing example among the philosophers, for the logical question of things that grow; one side holding that the ship remained the same, and the other contending that it was not the same".

Actualización: Vale, me han dicho que no me haga el chulo y que traduzca:

"El barco en el que Teseo y los jóvenes de Atenas regresaron (de Creta) tenía treinta remos, y lo conservaban los atenienses desde tiempos de Demetrius Phalereus, puesto que retiraban las viejas tablas según se iban deteriorando, sustituyéndolas por madera nueva y más fuerte, hasta el punto que el barco se convirtió en un ejemplo paradigmático entre los filósofos como cuestión lógica acerca de las cosas que se transforman: unos sostienen que el barco es siempre el mismo; los otros, que no".

Technorati Tags: ,

6 comentarios:

Botas de agua dijo...

Sólo que un edificio, nunca es un propósito, sino un edificio. Un hijo nunca es la idea de tener un hijo, es ese hijo.
Me encanta la idea, pero discrepo. Eso es como pensar que el comunismo es un concepto y que los regimenes comunistas no existen (porque no proyectaron correctamente el concepto). Cuando un concepto se crea para ser proyectado y su proyección se lleva a cabo, el resultado es la obra de arte. No el concepto. Y sino, quien debería responder es quien lo pensó y diseñó y no todos los que venimos opinando siglos después. ¿Tú qué dices?
Además, según lo mismo, un clon serías siempre tú. Porque la información de su ADN (la descripción del propósito) es la misma.
Y añado, la construcción de un edificio a veces se ve interrumpida o modificada a lo largo del proceso de construcción, por el entorno o por el mismo arquitecto o incluso por los constructores. Es decir, la torre de Pisa, entonces, con su característica inclinación, es una farsa.
(me encanta debatir, no te lo tomes a mal ;)

rfm dijo...

lo que dices es muy interesante, sobre todo lo que respecta a los clones. qué pasaría si, conforme nos fueran fallando todos los órganos de nuestro cuerpo, fuésemos sustituyéndolos por otros hasta que no nos quedara ninguno original?

a mí también me encanta...

saludos

Botas de agua dijo...

los órganos en general no serían un problema (pero menuda putada para el clon). El principal problema sería el cerebro, porque inmediatamente dejarías de ser tú. Y para sustituirte todos los órganos, entonces mejor morir y dejar al clon vivo. Pero ya no serías tú...
La única opción es traspasarle tu memoria (eso de momento, que yo sepa, no se puede ;) y además sería contraproducente, porque el clon tendría recuerdos de cosas que no están (llevar aparatos, tener una cicatriz, hacer el amor con alguien)... pero me está entrando un poco la angustia existencial jejejeje no sé si este tema me conviene ;)

rfm dijo...

fiuuu, tu último comentario es digno de blade runner.

Botas de agua dijo...

me encantó blade runner. ¿por qué lo dices?, por la angustia existencial?

rfm dijo...

no, por lo del transplante de memoria, el recuerdo de cosas que no están, o que nunca han sido... aunque también por lo de la angustia existencial.

saludos

 
Blogger Template by Blogcrowds